X

El arte en las calles – El Salvador

El pasado 1 de Mayo, en el marco de las marchas del Día del Trabajo y como parte de las actividades de la X Bienal Centroamericana, se llevó a cabo en San Salvador la acción ‘La pared viene conmigo‘ del artista salvadoreño Fredy Solano – ‘Póker’.

‘Póker’, quien se dio a conocer en el país inicialmente como ‘street-artist’ viene desarrollando durante los últimos años una serie de obras sumamente consecuente e interesante a partir del muro, la pared y el espacio público como medio de expresión en sí mismos y desarrolla cuestionamientos acerca del arte en las calles y la libertad de expresión.

La acción no estuvo libre de obstáculos e inesperados, sin embargo se llevó a cabo exitosamente, a pesar que el artista, quien se encuentra actualmente residiendo en Vigo, España, no estuvo presente. Tuvo a pesar de esto, la capacidad de organizar y llevar a cabo la acción gracias al apoyo de artistas, amigos y colaboradores de diversas instituciones.

Además del artículo que ya les compartimos, a continuación les presentamos un recuento de la pieza en palabras del mismo ‘Póker’:

LA PARED VIENE CONMIGO:

Con la ayuda de Coordinadores del Sindicato Salvadoreño (C.S.S.), vendedores de la zona y transeúntes, se usaron 96 ladrillos Sáltex, de 60 libras cada uno, los cuales fueron cargados por los participantes para construir el muro frente a la Catedral Metropolitana, en la intersección de la Avenida Cuscatlán y la calle Rubén Dario, ambas, arterias importantes del centro de histórico de San Salvador.

Esta acción (el muro armado sin argamasa a mitad de la calle) paralizó el transito de estas arterias por el tiempo que pudo mantenerse de pie hasta que fue derribada por las mismas personas que lo construyeron.

La propuesta nace de la investigación de los archivos históricos del MUPI (Museo de la Palabra e Imágen), específicamente inspirada por el archivo de fotografías de protestas en el período de la guerra civil salvadoreña.

La idea de construir una pared efímera genera dos puntos de vista que se contradicen entre sí, en los cuales quiero hacer énfasis: el primero es el cuestionamiento a la finalidad principal de una pared, su recurso inamovible; el segundo es su significado de construcción, con esto me refiero a la unión de varios elementos individuales para construir algo inamovible. Así busco utilizar estos elementos para hacer un comentario a la sociedad actual de El Salvador.”

Por otra parte, dentro de mi proceso de creación resalto el interés por el significando de un ‘muro’, este interés se ha ido generando a través de la exploración de diversas formas de ver el graffiti,  pues me parece una metáfora que describe el comportamiento del humano en la sociedad actual, con esto me refiero a un muro que puede ser tomado simplemente como tal, a un muro que puede representar barreras o dificultades, pero también da seguridad, un muro es colectividad pero también es individual, un muro que construye formas y lugares pero también los divide, esto como un conjunto de significados que sólo existen dependiendo de los ojos que lo ven.

En la acción considero importante resaltar dos situaciones, la primera es que se logro involucrar a la gente, personas que no pensaban en hacer arte, sólo unirse por el acto simple de comunicar una inconformidad, y eso lo convirtió en arte. La segunda tiene que ver con el azar, todas las decisiones que se tomaron en grupo para darle forma al proyecto, pues siempre resultan cosas impredecibles que terminan dándole más fuerza a proyectos con esta naturaleza, por ejemplo, las calles eran bloqueadas por la policía y la marcha entera tenía que cambiar de rumbo, la propuesta tenia que adaptarse rápidamente a estos cambios, al final se llegó al Centro del San Salvador y bloquear estas arterias importantes. 
En la planificación, se tomó en cuenta cada aspecto, desde cómo se iban a llevar los bloques, para evitar que las autoridades pensaran que iban a ser usadas como armas en su contra.