X

Donna CONLON y Jonathan HARKER

(Donna Colon, Estados Unidos, 1966. Jonathan Harker, Ecuador, 1975)
Viven en Panamá, Panamá

Donna Conlon y Jonathan Harker comenzaron a colaborar en el 2006. Han realizado exhibiciones individuales en Diablo Rosso, en Panamá, en el 2015; Washington Project for the Arts, en el 2015; Despacio, en San José, en el 2014; Neuberger Museum of Art, Purchase, en Nueva York, en el 2014; El Nuevo Museo de Arte Contemporáneo (NuMu), en Ciudad de Guatemala, en el 2014; TEOR/éTica, en San José, en el 2009; Samson Projects, en Boston, en el 2007.

El colectivo tiene a su haber numerosas exhibiciones colectivas en lugares como la South London Gallery, en el 2016; el Museum of Contemporary Art, en Detroit, en el 2015; el Solomon R. Guggenheim Museum, en New York, en el 2014; el Pérez Art Museum, en Miami, en el 2014; El Museo de Arte y Diseño Contemporáneo, en San José, en el 2014; el Centro Gallego de Arte Contemporáneo, en Santiago de Compostela, en el 2013; el Prefix Institute of Contemporary Art, en Toronto, en el 2013; y el Museo del Barrio, en New York, en el 2012. Han participaron en la Bienal de las Américas, en Denver, en el 2015; la Bienal de Asunción, en el 2015; el Salón (Inter)Nacional de Artistas, en Medellín, en el 2013; la Bienal del Mercosur, en Porto Alegre, en el 2011; la Bienal de Pontevedra, en el 2010 y la Bienal de La Habana, en el 2009.

En el 2010, Conlon y Harker ganaron una beca de la Fundación Harpo. Sus obras forman parte de las colecciones del Solomon R. Guggenheim Museum, del Tate Modern, de la Queensland Art Gallery, de la Kadist Art Foundation, y del Centro Gallego de Arte Contemporáneo. D.C., J.H.


En la X Bienal Centroamericana:

Donna CONLON y Jonathan HARKER
Bajo la alfombra, 2015
Video 4k, color, 2’49’’
Cortesía de los artistas y Diablo Rosso

En torno a Bajo la alfombra:

Todos hemos barrido cosas bajo la alfombra. Es tan fácil, tan conveniente: lo feo y lo sucio desaparece rápidamente bajo una superficie uniforme y prolija. Colectivamente, hacemos lo mismo, al esconder los episodios más nefastos de nuestras historias bajo mantos de silencio y olvido. “Aquí no ha pasado nada.” La nación panameña fue fundada y creció entre movimientos furtivos diseñados para encubrir su carácter infame, inmoral y humillante. Quizás por eso somos buenos para borrar el pasado y obviar el presente. Rubén Blades canta “prohibido olvidar”, pero el himno nacional de Panamá lo contradice de lleno, proclamando imperiosamente que “es preciso cubrir con un velo el pasado, el calvario y la cruz.” D.C., J.H.

Obras anteriores