X

GUZMAN, Antonio José

Panamá, 1971
Vive en Ámsterdam, Ciudad de Panamá y Dakar

Antonio José Guzmán es conocido por sus instalaciones, vídeos y fotografías inspiradas en el ADN, la investigación científica, la migración y las utopías arquitectónicas. Su obra es multidisciplinaria y nos ofrece instalaciones, fotografías, esculturas, intervenciones, documentales, películas, sonidos, videos y publicaciones. Sus proyectos nos permiten cruzar zonas y horarios, diferentes mundos y reinos inexplorados, llevándonos a lo que Guzmán llama percepciones de viaje en el tiempo.

Su obra ha sido expuesta en el Museo de Arte Contemporáneo de Amberes (MHKA); en la Gemak de Vrije Academie, de La Haya; en la Galleri Image, en Arhus, Dinamarca; en el Knipsu Espacio de Arte de Bergen, Noruega; en Moretti y Moretti, en París; y en el Corredor Gallery, en Nueva York, entre muchos otros. Ha participado en la Bienal de la Habana, en el 2015; en la Bienal de Sharjah, en el 2011; y en la Bienal de Dakar, en el 2010. Guzmán es profesor de bellas artes en la distinguida Artez Universidad de las Artes en Arnhem, Países Bajos y ha dado conferencias en instituciones de renombre como la New School de Nueva York, el Museo voor Moderne Kunst Arnhem, el programa de Maestrías artísticas Artez DAI, Tent Rotterdam, el Festival Internacional de Documentales de Amsterdam, y la Det Jyske Kunstakademi, Aarhus, Dinamarca. A-J.G.


En la X Bienal Centroamericana:

Antonio José GUZMAN
El cielo de mi memoria, 2015 / 2016
Instalación
Con la colaboración de Mondriaan Fund (Ámsterdam), Articruz (Panamá), Fundación Alemán Healy (Panamá), Atelier GF Workstation (Ámsterdam), The State of L3 (Ámsterdam)

Sobre la obra
El cielo de mi memoria, 2015 / 2016

El “cielo” y el “tiempo” son temas primordiales en mis investigaciones. La pérdida de memoria representa un fenómeno preocupante en nuestra civilización; en momentos que olvidamos los desastres y genocidios del pasado, nuestras comunidades se encuentran aún más polarizadas y derechistas que antes. El pasado, tan directo, no parece hacernos aprender de nuestros errores. Mi trabajo se define como una obra dedicada a las estéticas migratorias, a la genómica y al fenómeno de apropiación cultural. Mi obra presentada en la última Bienal de la Habana, ELOO-El órgano oriental, nos muestra la nomenclatura de sonidos del ADN A de mi familia materna; A es un ADN indígena que se encuentra en Asia, Mongolia, Siberia, Alaska, y en todas las Américas.

El cielo de mi memoria –nombre inspirado en una Poesía de Proust– utiliza las partituras obtenidas gracias al sonido del ADN generado por el órgano oriental. Estas partituras serán usadas para ser tocadas con una marimba. Lo interesante de la marimba es que es un instrumento que nuestros ancestros indígenas apropiaron culturalmente gracias al intercambio migratorio con africanos que vinieron a las Américas con la esclavitud. La marimba, para mi, define lo que el escritor inglés Paul Gilroy llama «El Atlántico negro». A-J.G.

 

Obras anteriores