X

SEVILLA, Claudia

Tegucigalpa, Honduras, 1986
Vive en Buenos Aires, Argentina

Mi interés por la fotografía inició de manera instintiva y autodidacta. Junto a otros entusiastas fotógrafos hondureños, fui explorando técnicas e indagando sobre teorías fotográficas. Los años me llevaron a realizar trabajos orientados al documentalismo y fotoperiodismo, sobre todo junto a organizaciones nacionales e internacionales que promueven procesos de desarrollo en el contexto rural hondureño.

Después de haber obtenido una licenciatura en Administración en Hoteles y Restaurantes en Estados Unidos, decidí darle un giro a mi carrera profesional. Deseando profundizar mi practica y mis conocimientos en fotografía, trasladé mi residencia de Tegucigalpa a Buenos Aires, donde actualmente curso la carrera de «Fotógrafo Creativo» en la Escuela de Fotografía Creativa Andy Goldstein. Desde entonces exploro otras aristas y de manera formal, encuentro un interés profundo en la teorización de la fotografía, como medio simbólico y subjetivo para documentar la vida cotidiana de los ciudadanos en las concentraciones urbanas y rurales. C.S.


En la X Bienal Centroamericana:

Claudia SEVILLA
Campesinas del Bajo Aguán, 2011
Fotografía digital, B/N
40 x 30 cm
Con la colaboración de Oxfam, Honduras

Sobre la obra
Campesinas del Bajo Aguán, 2011

La región del Bajo Aguán, en Honduras, es el escenario donde se han presentado los mayores enfrentamientos entre campesinos y grupos agroindustriales en los últimos años. Desde el 2008, bajo la tutela de un estado arbitrario, han sido asesinadas ciento veintinueve personas. Numerosos activistas y campesinos luchan contra la venta ilegal de tierras, deseando recuperar lo que la Reforma Agraria les había otorgado. En ese contexto, la mujer del Bajo Aguán ejerce como jefa de hogar, pero también como elemento activo de las diversas luchas por la recuperación de tierras y por el respeto de sus derechos como seres humanos.

Durante mis visitas reconocí elementos comunes que enfrentan las mujeres: discriminación social y económica, estigmatización, ausencia de valorización de su trabajo, migraciones forzadas, violencia psicológica y física; todo ello mientras se hacen cargo de las responsabilidades en sus hogares y comunidades.  

Mi propuesta fotográfica intenta dar cuenta de la complejidad que estas mujeres enfrentan diariamente. Es allí, en el campo, donde, ante todas las adversidades, ellas emprenden sus días bajo la esperanza que el escenario cambiará a beneficio de sus familias y sus comunidades. C.S.

 

Obras anteriores