X

STAHL, Albertine

El Salvador, 1989
Vive en San José, Costa Rica

Realizó estudios de arte en el Centro Nacional de Artes y Arquitectura y Artes Plásticas en la Universidad de El Salvador. Actualmente cursa Filosofía en la Universidad de Costa Rica. Stahl utiliza diferentes lenguajes visuales entre los que destacan pintura, dibujo, escultura, video, fotografía, arte sonoro, acción y performance. En los últimos años, su trabajo se ha enriquecido sobre todo en el área de la pintura en gran formato, el objeto y el dibujo con materiales no tradicionales. Albertine Stahl se ha interesado por el paisaje contemporáneo que ha tratado con ironía y humor. Recientemente, sus obras son concebidas más bien como comentarios puntuales sobre la historia del arte global y local desde la sátira y la apropiación. Ha realizado dos residencias artísticas en EspIRA y participado en el programa Visions of Art con sede en Berlín, Alemania. Su obra ha sido expuesta a nivel centroamericano en espacios reconocidos y forma parte de colecciones públicas y privadas a nivel regional. A.S.


En la X Bienal Centroamericana:

Albertine STAHL
Dildorama, 2016
Instalación. Objetos escultóricos, óleo sobre lienzo y acrílico sobre lienzo
Óleo sobre lienzo 190 x 315 cm; acrílico sobre lienzo 190 x 230 cm; mesa 105 x 200 x 72 cm aprox.
Cortesía de la artista

En torno a Dildorama:

Dildorama es una instalación que conjuga dos lienzos y una mesa con múltiples objetos escultóricos sobre su superficie. La instalación lanza una mirada crítica a la ideología que tácita y tradicionalmente ha prevalecido en el mundo del arte en América Central. Dildorama es un juego de apropiación, reproducción y subversión, funciona como un discurso dentro de otro discurso, es una parodia a ciertas obras de arte contemporáneo de autoría masculina y de relevancia en la producción regional. Los temas originales son remplazados por objetos fálicos y juguetes sexuales en escalas variadas que, en un gesto desenfadado, superan en volumen, pericia y humor a las originales.

La representación femenina en las bienales y entre ellas, la centroamericana, casi siempre es minúscula o relativamente baja. La artista utiliza un ícono considerado vulgar o tabú y lo arropa de una estética repetitiva, normalizada e imperante y sus monótonas fórmulas de representación –obra de autor masculino avalado por el establishment– en un afán de volver la mirada sobre una realidad que, más allá de lo específicamente centroamericano, prevalece en el sistema del arte a nivel mundial. A.S.

Obras anteriores