X

CEIBAL, Alfredo

Guatemala, 1954
Vive en Ciudad de Guatemala

Alfredo Ceibal es de origen guatemalteco. El rango de su obra comprende búsquedas e investigaciones como artista autodidacta. Dio inicio a su carrera en las artes plásticas en la ciudad de Nueva York a la entrada de los 80; desarrollando temas de identidad que comprenden ritos sociales de la cultura guatemalteca: funerales, lunas de miel, piñatas, quince años entre otros. Su obra ha ido derivando hacia investigaciones del Antropoceno e implicaciones en el desgaste biológico planetario y sus consecuencias para la humanidad. Al inicio presenta sus obras en espacios alternativos del East Village, NYC, posteriormente en muestras colectivas e individuales en museos y galerías: Galería INTAR; PS1 Museum-MOMA; The Bronx Museum Of The Arts; Museo Del Barrio, por mencionar algunas. Hasta la fecha, numerosas exhibiciones  colectivas e individuales han tenido lugar en varios países. También ha sido comisionado para realizar proyectos públicos en Ciudad de Nueva York y diversos proyectos artísticos internacionales. Entre los reconocimientos obtenidos destacan: The National and International Studio Program PS1-MOMA; comisiones de arte público para The NYC Metropolitan Transportation Authotity; NYC Board of Education; The ABSOLUTE Coltection; The Smithsonian Institution Collection  y otros. En el  2006 regresa a Guatemala donde reside y trabaja en la actualidad. A.C.


En la X Bienal Centroamericana:

Alfredo CEIBAL
Lux-El arte de mejorar, 2007 / 2016
Grafito sobre papel
Intervención, medidas variables
Cortesía del artista

En torno a Lux-El arte de mejorar:

Una sociedad conformada por sobrevivientes que habitan una ciudad vuelta ruinas, quizás como resultado de desastres artificiales o naturales tales como las guerras, desgaste biológico planetario, actividad volcánica y telúrica, prospera valiéndose del ingenio y la maestría con esplendor. Ahora las estructuras caídas y diversos espacios han sido intervenidos por los sobrevivientes y su utilidad y propósitos no se limitan a parques de recreo, viviendas, siembras de hortalizas y cultivos. Habiendo prescindido de combustibles fósiles y nucleares, los habitantes se transportan por las ruinas del entorno, ya sea caminando o por una red suspendida de alambres y elevadores activados manualmente con garruchas. De tecnologías rescatadas y recicladas han improvisado procesadores atmosféricos para el oxígeno y otras necesidades; han creado purificadores de agua para la población, que desde los mantos acuíferos profundos riegan los cultivos con efectividad. Además, han construido antenas y observatorios cósmicos para algún día lograr comunicación con grupos de habitantes que, mucho antes de las catástrofes, partieron hacia el espacio profundo en búsquedas planetarias para salvarse. A.C.

Obras anteriores