X

Colectivo de investigadoras y fotógrafas indígenas Con voz propia

(Jovita Tzul, Miriam Batz, Romeo Tiu, Aura Marina Chojlàn, Irma Gutierrez, Geobany Cux, Gladys Tzul)
Viven en Totonicapán, Guatemala

Con Voz Propia es una expresión adoptada por un grupo de indígenas mujeres y hombres que en el marco guatemalteco desarrolla procesos de reivindicación y dignificación de la cultura maya, a través del arte, la cultura, y la historia.

Con Voz Propia es un medio para dar a conocer hechos históricos que han marcado a los pueblos indígenas que han pasado procesos dolorosos y que a pesar de ello no han acallado su voz, siguen haciendo camino en esa historia injusta que señala, oprime y que se sigue escribiendo en Guatemala. Con Voz Propia asume que la cosmovisión maya trasciende a través del idioma, los tejidos, los diseños y matices de las prendas de vestir. Dicha identidad debe ser un proceso de conocimiento y autoconocimiento, que apela a la continuidad histórica y ancestral de los pueblos que, además, han luchado contra del sistema, la exclusión y el racismo, dando al mundo ejemplos de una convivencia horizontal entre la madre tierra, el ser humano y el cosmos. La cultura maya ofrece alternativas de diálogo. Hoy sigue vigente su espiritualidad, su forma de vivir y sentir los acontecimientos.

A raíz de una reflexión profunda sobre la historia del pueblo maya y el regreso de políticas de represión por parte del estado guatemalteco, nace esta expresión que busca reivindicar los derechos de los pueblos indígenas, desarrollar procesos de sensibilización y apropiación de la identidad maya. CVP.


En la X Bienal Centroamericana:

Colectivo Con Voz Propia
Güipil es, 2013-2014
Veinte fotografías, 30 x 40 cm c/u
Cortesía de Con voz propia

En torno a Güipil es:

Las historias de mujeres k’iche’s, ixiles, mames, q’anjobales, kaqchikeles y xincas que luchan por la soberanía de los territorios comunales, contra la desmemoria para así hacerle justicia a los muertos y muertas en esa larga noche del terror de Estado genocida, y contra el extractivismo minero, hidroeléctrico y cementero en Guatemala.

Creación estética. Porque crear y tejer güipiles trae consigo la vivencia de la memoria y la libertad: al hilvanar colores, construir diseños, recrear bordados e innovar brocados se da cuenta de un auténtico proceso de creación. Tejer un güipil es una forma de pensar, sentir y significar el mundo, de mostrar nuestro diario vivir, nuestra alegría y también nuestro dolor.

Denuncia. Los güipiles que el Estado presenta y vende como su rostro no pasan del mero folclore para atraer turismo, escaparate de una Guatemala oficial. Esos güipiles son los que usamos las mujeres víctimas del racismo y a quienes permanentemente el Estado reprime.

Con voz propia