X

Operación Queer/Cochona

Nicaragua, activos desde el 2013
(Camilo Antillón, 1981, Fredman Barahona, 1989, Alejandro Belli, 1961, Jilma Estrada, 1986, Ana Victoria Portocarrero, 1981, Guillermo Sáenz, 1986. Con la colaboración de: Gabriel Zeth, Damaso Jussette Vargas, Viajerosudaka, José Ignacio López y Simone)
Viven en Managua, Nicaragua

Operación queer/cochona es un colectivo de artistas, activistas y académicos/as que se conforma en el año 2013 y que trabaja de manera voluntaria en favor de la visibilidad y respeto a la diversidad humana, con un énfasis en los temas de género y sexualidad, pero sin limitarnos a éstos. Nos interesan los cruces que existen entre distintas formas de exclusión: género, sexualidad, nivel socioeconómico, etnicidad, edad, habilidades, estética, entre otras. Asimismo, tenemos como punto de partida el trabajo voluntario y autónomo, pues nos parece importante rescatar el espacio no institucional como forma de movilización, así como trabajar desde una lógica que logre juntar las perspectivas académicas, con la de los movimientos sociales y artísticos. Durante los últimos 4 años hemos realizado distintas intervenciones como fiestas performáticas, muestras de arte, talleres vivenciales y artísticos, conferencias y cineforos, varias de ellas en colaboración con otras organizaciones, artistas y activistas locales. Actualmente estamos coordinando la primera Residencia de Arte Performático Drag conjunto al espacio de investigación y reflexión artística EspIRA La ESPORA, 2boys.tv y Alexis O’hara. O.Q.C.


En la X Bienal Centroamericana:

Operación Queer/Cochona
Memorias Cochonas: cartografías, seres e historias, 2016
Video, audio, impreso
Cortesía del colectivo. Con la colaboración de Instituto de Investigaciones en Arte (IIARTE), Universidad de Costa Rica

En torno a Memorias Cochonas: cartografías, seres e historias:

En el proyecto Memorias cochonas: cartografías, seres, historias, nos hemos planteado como colectivo explorar distintas maneras de recordar experiencias de disidencia sexual y de género, y lo que eso significa para nuestro presente. Entendemos la memoria no sólo como un fenómeno individual, sino como un proceso en el que, a partir de ciertos puntos de contacto entre nuestras vivencias personales, negociamos recuerdos que se vuelven comunes a una colectividad, a la vez que esa colectividad sirve de sustento para dar sentido y evocar esas experiencias personales. Este proceso está inmerso en complejas relaciones de poder, que hacen que unas memorias se vuelvan dominantes, y otras queden soterradas; que unas encuentren expresión en los espacios públicos, y otras se vean confinadas a la intimidad; que unas queden inscritas en lugares que contribuyen a preservarlas, y otras carezcan de soportes materiales.

Las memorias de nuestras disidencias sexuales y de género suelen estar entre las subterráneas, las que no encuentran expresión pública, las que no están inscritas en ningún lugar. Este proyecto busca resaltar el carácter subversivo de esas memorias cochonas y facilitar pequeños espacios para su emergencia. Con este objetivo en mente, nuestra metodología integra tres momentos: un momento para compartir nuestras historias de disidencia cochona, ya sean íntimas o colectivas, utilizando objetos personalmente significativos como estímulos para el diálogo; un momento para cartografiar estas experiencias y crear en una representación espacial de los lugares donde ocurrieron; y otro momento para recorrer e intervenir esos lugares, y dejar en ellos las marcas o inscripciones de nuestras memorias cochonas. La presentación integra la cartografía colectiva, registros de las historias, los objetos, el recorrido y las inscripciones en nuestros lugares de memoria, a través de un registro será audiovisual y un boletín impreso. O.Q.C.

Obras anteriores